Historia del Cuarteto

Los estribillos más cantados en los bailes fiestas cordobesas de la última parte del pasado siglo XX y comienzos del presente están marcados a fuego por el ritmo del glorioso tunga-tunga.

La vida del cuartetazo comenzó en las polvaredas que levantaban las alpargatas gringas de los pueblos del interior ("vieja plaza Colón, en tus noches hermosas").

Luego se extendió hacia otras provincias vecinas ("Abre, Abre tu paraguas, que comienza ya a llover"), para terminar revoloteando en los clubes barriales de esta cuidad ("que te come, que te come, que te come el lobizón), convirtiéndose en el ritual nocturno de la

alegría ("sueeenan las sirenas, llegaron los bomberos") de los sectores sociales más humildes ("cortate el pelo, cabezón").

Antes de barrer con diferencias y hacer que todos se prendieran al trencito("y los pies bien juntos al suelo van haciendo chi-qui-chá"), y asumirse como bandera cordobesa hacia todo el país ("quien se ha tomado todo el vino oh-oh).

Dedos bailarines

Allá por 1943, la historia cuartetera latía en la mano izquierda de una mujer. Como una araña saltarina, sobre las teclas del piano Leonor Marzano marcaba el ritmo que después haría bailar hasta los postes. Su Padre Augusto Marzano, decidió acabar con milongas y tangos y, para que no siguiera quedándose sola de noche, la llamó a integrar el conjunto donde él tocaría el contrabajo, junto al acordeonista Miguel Gelfoy y al violinista Luis Cabero. De regalo extra, el grupo se llamaría igual que como le decían a ella y nació el "Cuarteto Característico Leo".

Tinglados con piso de tierra y rodeados con bolsas de arpillera fueron algunos de los primeros escenarios donde "La Leo" (así le decían al grupo) empezó su andar. Su bautismo de fuego había sido el 4 de junio de 1943, cuando actuaron en radio LV3 (hoy Cadena 3).

Aún sin ningún disco (el primero llegaría recién diez años después), hicieron bailar a pueblos enteros en el interior cordobés y en provincias cercanas.

Cuando se empezó a hablar de música de "cuarteto" vinieron las preguntas, ¿Se llama así porque son cuatro los que la ejecutan?, ¿Hubo algún cambio en lo musical? Lo cierto es que cuando "La Leo" tocaba en las radios, muchos sólo iban a ver a Leonor marcar el tunga-tunga: contrariando dos convenciones, ella daba prioridad a una fuerte marcación rítmica con su mano izquierda (por sobre la melodía y la armonía que los demás pianistas y géneros musicales privilegiaban) y en vez de acentuar el segundo tiempo del ritmo, acentuaba el primero (subrayó el "tun" y suavizó el "ga"). EL cambio fue fundamental para abrir el camino del impacto bailable.

Más que música

Luego de girar años por el interior "La Leo" comenzó a acercarse a esta cuidad (por entonces en explosión urbana e industrial, y cruzada por las más variables tonadas de provincia), donde luego de animar carnavales en los barrios y de ver cómo nacían otros grupos de su riñón musical, se impuso completamente a finales de los años sesenta, al tiempo que las paginas de la voz de interior comenzaban a albergar anuncios de sus próximos bailes.

En la década siguiente y con ayuda de la televisión el fenómeno del cuarteto no sólo se hizo masivo y trascendió las fronteras cordobesas, sino que a través de las presentaciones diarias de docenas de conjuntos en cientos de localidades, se fueron gestando las vivencias de un tipo de folklore popular que sobrepasaría los límites de lo musical. Ninguna otra Música tenía su misma forma de bailar ni su mismo público.

Su ritual era único y, con ligeras variantes. Incluía la institución del choripán (sándwich de pan francés con chorizo de cerdo a la parrilla) a la entrada del bailongo, el vino tinto generoso, la entrada barata, policías celosos del orden, las mesas dispuestas alrededor de la pista del club y toda la multitud de parejas girando en un solo círculo con sentido contrario a las agujas del reloj, que no dejaban de saltar hasta marcar el amanecer.

El grupo tocaba varias horas agregando su variante pero respetando el tunga-tunga. El cantante, siempre morochito, no necesitaba teñirse el pelo para conquistar seguidores. Las puestas escenográficas dejaban en claro, con su modestia, que el verdadero espectáculo estaba en la pista.

Ninguna música habló tanto de los cordobeses como el cuarteto, con su letras pobladas de negrazones, humor casero, trasnochados, flacas alegres y desgracias del cariño. El ritmo del cuarteto que nació de la mano del Cuarteto Leo, que mantuvo su vigencia gracias a Carlitos “Mona” Jiménez y que se inmortalizó en la figura del “Potro” Rodrigo, ha llegado en la actualidad a traspasar las fronteras de la Argentina. La música de cuarteto comienza así, después de largos sesenta años, a posicionarse entre los grandes ritmos hispanoamericanos.

Evolución del Cuarteto

La música de cuarteto ha evolucionado mucho desde la época del Cuarteto Leo hasta ahora; ha pasado por seis etapas que han coincidido con eventos políticos-históricos que han ocurrido en la Argentina (Hepp, 1988: 63-64). Es a propósito que digo que esta música ha “evolucionado” (no que ha “cambiado”: esto es lo que dicen los músicos y los bailarines del ambiente cuartetero). En este trabajo, hablo brevemente de esta “evolución”, explicando cómo la música de cuarteto llegó a tener los tres estilos principales que existen hoy día. A la vez muestro por qué no ha “cambiado”, señalando lo que se mantiene en el género tras el tiempo.

Antes de comenzar, es importante hacer algunos comentarios sobre la música de cuarteto contemporánea. Para empezar, los conjuntos de ahora son más bien bandas u orquestas que cuartetos: tienen aproximadamente una docena de integrantes. Se usa poco el acordeón, ha desaparecido el violín de los grupos, y se tocan todo tipo de instrumentos eléctricos-electrónicos. En ciertos casos se usan metales, batería, y percusión latina. Lo único que (siempre) se mantiene del cuarteto de antes en todos los estilos es el tunga-tunga, pero se lo ejecuta de una manera más fluida y continua que antes. El tunga-tunga contemporáneo no se toca o se lo hace tan fuerte como antes, por lo general, y a veces desaparece en introducciones de temas hasta que empiece la letra. Para formar los tres estilos, se agregan varios tipos de texturas “estándar(es)” arriba del tunga-tunga.

Aunque el género haya empezado como una música “folklórica” de los inmigrantes, hoy día es una música popular urbana (comercial) asociada con la clase baja marginada; las bandas graban con multinacionales como Sony, BMG, y Warner. Sigue siendo una música regional más bien de Córdoba, pero ha llegado a muchas otras partes del país.